¿Puede la ciencia ciudadana ayudar a luchar contra el cáncer?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) decidieron acordar en el 2000 que el 4 de febrero de cada año se celebre el Día Mundial contra el Cáncer, y hoy es ese día.


El objetivo de este día es concienciar a nivel mundial sobre una de las enfermedades mayoritarias difundiendo las acciones de prevención y detección temprana para detener el alarmante aumento de la incidencia.

El cáncer es una de las principales causas de muerte en el mundo y en España ha aumentado más de lo previsto. El pasado año, se registraron 247.771 nuevos casos, lo que supone que se han sobrepasado en más de mil las estimaciones hechas para 2020 basadas en el crecimiento demográfico.

Y nos preguntamos ¿Cómo la ‘ciencia ciudadana’ podría ayudar en esta luchar contra el cáncer?

 

¿Que es la ciencia ciudadana?

La Ciencia Ciudadana (Citizen Science) involucra al público general en actividades científicas y fomenta la contribución activa de los ciudadanos a la investigación a través de su esfuerzo intelectual, su conocimiento general, o sus herramientas y recursos.

Los participantes aportan datos experimentales y facilidades para la investigación, plantean nuevas preguntas y crean, junto a los investigadores, una nueva cultura científica. Al tiempo que añaden valor a los proyectos de investigación, los voluntarios adquieren nuevos conocimientos y habilidades así como una comprensión más profunda y atractiva del trabajo científico. Como resultado de este escenario abierto, en red y transdisciplinar, se produce una mejora en las interacciones ciencia-sociedad-política que conduce a una investigación más democrática.

 

Algunos ejemplos de la aplicación de ciencia ciudadana en la lucha del cáncer

La Ciencia Ciudadana tal como hemos comentado es una investigación científica realizada, en su totalidad o en parte, por científicos aficionados o no profesionales que se basan en sus contribuciones como parte de un proyecto de investigación más amplio.

Citizen Science abre nuevos recursos para la investigación, experimentación y análisis, ayudando a dar respuestas a algunas de las grandes preguntas que tenemos sobre cómo abordar los desafíos sociales clave. Con más de un millón de voluntarios, Zooniverse es una de las mayores plataformas de ciencia ciudadana en el Reino Unido. Un gran ejemplo del beneficio social de su trabajo es su asociación con Cancer Research UK fue el lanzamiento en 2012 de Cell Slider, un proyecto que involucró a voluntarios en el análisis de más de dos millones de imágenes de células cancerosas.

Esta aplicación web pidió a la gente que analizará muestras de tumores de cáncer de mama de estudios previos.  Las propias imágenes podrían contener una mezcla de diferentes células. Algunas podrían ser células cancerosas; Otras células mamarias sanas, y algunas podrían ser el tejido de apoyo que rodea a estas células. El reto para los Científicos Ciudadanos fue detectar las células cancerosas después de un breve tutorial cuando se inscribieron. Las imágenes también se colorearon en función de la cantidad de una molécula importante, llamada receptor de estrógeno, que producen las células.

Los científicos ciudadanos lograron detectar el receptor de estrógeno con una precisión impresionante. Sin embargo, lucharon para diferenciar las células cancerosas de las células no cancerosas. Este proyecto dio lugar a dar forma a nuevos proyectos de Cancer Research UK orientado a gaming apps que puedes consultar aquí

 

 

La aplicación del citizen science en el mundo de la salud tienen evidentes beneficios ya que las organizaciones o instituciones investigadoras promueven la participación activa de los ciudadanos en la investigación, aunque aun más interesante es investigar aquellos ejemplos de cuando esta participación nace desde la propia ciudadanía.

 

Ejemplos de plataformas

Otros proyectos de ciencia ciudadana podrían ser el de Patientslikeme, una red social para más de 200.000 personas que viven con una condición crónica de salud, permiten a las personas cargar sus datos personales de salud, como los efectos secundarios de los diferentes medicamentos o el impacto de los tratamientos, a una base de datos compartida con otros pacientes e investigadores. Mirando a través de las muestras relativamente grandes de datos de salud personal, los investigadores tienen acceso a una imagen mucho más rica de lo que funciona y lo que no en el tratamiento de diferentes condiciones.

ResearchKit y Carekit son dos propuestas de Apple incluidas dentro del concepto de ciencia ciudadana. ResearchKit es la plataforma de código abierto creada por Apple para desarrollar aplicaciones específicas que permitan a los investigadores utilizar los datos obtenidos para mejorar nuestra salud.

ResearchKit ya esta contribuyendo a la investigación de las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, el asma, el cáncer de mama y la enfermedad de Parkinson. Si ResearchKit permite “facilitar la creación y gestión de estudios médicos masivos”, CareKit, pone a disposición de médicos, investigadores y pacientes un seguimiento exhaustivo de las costumbres y cambios que afectan a nuestra salud. Esta forma de recopilación de datos se convierte en una aportación sustancial tanto por la frecuencia con la que los usuarios participan como por el modo en que se procesan los datos, obteniendo un registro diario de estos cambios.

 

Fuentes que pueden interesarte consultar: Libro Blanco de la Ciencia Ciudadana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *